1. Sarco dice:
    Puntuación 5

    OJO!! Aviso!! Las potencias indicadas en el anuncio están equivocadas!! Id a la página oficial de Yamaha para comprobar que los altavoces satálite son de 20 RMS (60 máx), el central de 30 RMS (80 máx) y el subwoofer de 50 RMS (100 máx)!!

    No soy técnico de sonido, pero sí un gran aficionado y he estado comparando y escuchando distintos equipos durante bastante tiempo hasta decidirme por estos altavoces.
    Lo primero es decir que cada persona y cada casa pide un sonido distinto. En mi caso buscaba unos altavoces con gran calidad de sonido sin necesidad de que fueran extremadamente potentes ya que vivo en un edificio rodeado de otras viviendas. Y debo decir que encontré exactamente lo que buscaba en ese sentido, unos altavoces con una calidad de sonido espectacular.

    La clave de este equipo y lo que lo diferencia de otros es que los altavoces están hechos en madera MD (material impecable para resonancia), son vías separadas (con lo cual los agudos son excelentes y nítidos), el subwoofer tiene tecnología YST-II (tecnología patentada por Yamaha en su versión última), el rango de frecuencia de los altavoces, en especial los agudos que duplican el rango de frecuencias de algunos altavoces de marcas como Boston Acoustics o Harman Kardon (lo cual asegura una calidad de agudos sin igual y un trabajo del altavoz sobradamente holgado), acabados elegantes y cables incluidos.

    Mención especial el subwoofer, que muchas veces nos quedamos sólo en la potencia nominal y tiene muchos matices interesantes para destacar. Principalmente destaco su rango de frecuencias (nuevamente mucho más allá de los subwoofers de marcas como Canton o Boston Acoustics) y por otro la tecnología que utiliza, la YST-II que proporciona un tipo de graves absolutamente espectacular. Si nos paramos a escuchar subwoofers de home theatres veremos que la mayoría de ellos, incluso de marcas excelentes como Canton, lo que hacen es expulsar viento, con mayor o menor potencia, pero viento… Ese tipo de subwoofers consiguen que tiemble el salón o el sofá, pero no consiguen el golpe brusco de una canción de música electrónica o hip-hop (por poner dos ejemplos típicos). En cambio hay otros subwoofers que son todo lo contrario (como mis anteriores Klipsch GMX ProMedia 5.1, una marca de reconocido prestigio internacional), consiguen un golpe super seco pero no consiguen hacer vibrar nada por la falta de frecuencias sub-sonic (las más bajas). Pues señores, este subwoofer consigue ambas!! Un golpe seco que hace temblar las ventanas y unas frecuencias sub que convierten tu sofá en una balsa…

    Le voy a poner un defecto a estos altavoces, y son las potencias. Aunque llegan sobradamente para un salón, no deberían hacer altavoces de 60 W que requieren un receptor AV, cuando hoy día todos los receptores AV ofrecen mínimo 100 W. Eso supone un riesgo porque si les dan mucha caña los quemarán, sobretodo los tweeters, que siempre son los componentes más frágiles… OJO con eso! No paséis del 60% del volumen del amplificador o estaréis poniendo en riesgo los altavoces. Aunque en muchas casas se quejarán los vecinos antes de llegar al 50% 😉

    Espero que les fuera útil.

Deja una respuesta

También podría interesarte...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies